top of page

Me soltaste (Amor entre parejas)


Al escuchar esta canción, encontré la inspiración para escribir este artículo en mi blog. ¿Cuántas veces nos preguntamos cuándo fue que esa persona me dejó ir, o cuándo fui yo quien la dejó ir, o cuándo nos dejamos ir mutuamente? Y empieza la canción diciendo: Dices que fui yo y no fui yo, que nunca te amé de verdad, ¡qué rabia me da! Diste tu versión pero olvidaste que me soltaste, me soltaste cuando más necesitaba aferrarme. Apostaste y me obligaste a buscar en otros lados amor. La canción duele en el alma, permítanme decirles que también se siente un dolor en el estómago, tristeza, incluso ganas de llorar, frustración o paz. Claro está, terminar una relación es triste, complicado y doloroso. Se acaban muchas expectativas, sueños y anhelos.

¿Terminaste tú o te terminaron? Al final de cuentas, una de las dos personas ya no quería estar allí, o quizás sí, pero la indecisión, las dudas, el dolor, el miedo, el hartazgo, el cansancio, el amor propio o la falta de amor, la conciencia o la inconsciencia, la victimización o el poder, cualquier cosa llevó a tomar esa decisión, o te llevó a tomar una decisión.

La pregunta es, ¿cuándo se soltaron? Puedo decirles que poco a poco, en cada pleito no resuelto, en cada momento en el que no se escucharon, en los que simplemente se ignoraron o gritaron y se marcharon, cuando no se dieron su lugar, o quizás cuando dejaron de nutrirse mutuamente. Cuando sus caminos comenzaron a separarse y no se dieron cuenta o lo ignoraron. Al final, no hubo marcha atrás porque para una de las personas ya era demasiado tarde. Dice la canción: "Diste tu versión". Es cierto, muchas veces no podemos representar la perspectiva de los demás, ya que a menudo nos resulta difícil ser honestos con nosotros mismos, y mucho menos lo hacemos con respecto a otras personas. Nos limitamos a nuestras propias verdades, nuestras propias interpretaciones, nuestras propias realidades y, a veces, incluso a nuestras propias mentiras.

Nos aferramos a ver únicamente nuestro propio mundo, sin investigar más, sin intentar ver a través de los ojos de los demás, y esto es algo que sucede en ambas partes. También dice la canción que me soltaste cuando más necesitaba aferrarme. Me obligaste a buscar en otros lados amor. Es cierto, ¿no es así? Cuanto más rechazo recibimos, más nos aferramos. La falta de amor propio nos lleva a buscar amor en otros lugares, en vez de encontrarlo dentro de nosotros mismos. Cuando hablo de buscar amor en otros lados, me refiero a amistades poco saludables, a otra pareja, a la comida, y así sucesivamente. Todo aquello que alimenta el hambre de necesidad, las dependencias y las heridas que aún no hemos sanado.



Seguimos con la canción. Hoy yo sé que en ese escenario, igual juge mi papel. Oh-oh lo sé, se ha hecho tarde para volver. Mientras estamos en una relación, a menudo nos cegamos y nos volvemos egoístas. Cuando nos separamos, surgen culpas y arrepentimientos, pero aún así no nos damos cuenta realmente de la realidad. Los días pasan y nuestras emociones muchas veces se intensifican: el coraje, la tristeza, la angustia y las dependencias. Por eso, muchos regresan inmediatamente sin darse cuenta de que solo son sus dependencias hablando, actúan desde la necesidad y no desde la conciencia.

Para otros, se convierte en una situación de no querer estar con la otra persona, pero mantenerla ilusionada egoístamente. La otra parte acepta migajas porque siente que eso es mejor que nada. Esto se convierte en una espiral desgastante que sigue afectando a la relación y a las personas involucradas.

A menudo, muchas parejas dejan de nutrirse desde el amor y las cosas hermosas. Por otro lado, también sucede que una de las personas deja de crecer emocionalmente, espiritualmente o económicamente, lo que crea una brecha entre ambas.

Estamos en constante movimiento, somos energía pura, y lo último que podemos esperar es quedarnos estancados en nuestra zona de confort cuando el mundo nos ofrece millones de posibilidades.

Después de terminar mi relación pasada, me di cuenta de tantas cosas. Cosas que no hice bien, cosas en las que debí trabajar primero en mí, fluir mejor con mi ex pareja y posiblemente mejorar la relación. Sin embargo, cuando digo "posiblemente", es porque en una relación hay dos personas y, aunque al cambiar la frecuencia cambia la resonancia, no se puede asegurar que la reacción de la otra persona sea la misma. También veo muchas cosas en las que tenía razón, donde no era saludable que la otra persona reaccionara o actuara de esa manera, y lo dejé pasar muchas veces.

Durante mucho tiempo, pensé que el amor era suficiente para superar cualquier obstáculo. Hoy en día, creo que sí, obviamente debe haber mucho amor, pero también dos personas con errores, dos personas que se dan cuenta de que no son perfectas, que tienen muchos errores y que han aprendido muchas veces mal la vida.

Hemos aprendido la vida a través de otros, a través de experiencias a veces desafortunadas, pero eso no debería marcar la forma en que nos relacionamos, porque a menudo nos relacionamos a la defensiva, con miedo. Esto puede deberse a muchas cosas, incluso situaciones que ocurrieron en generaciones anteriores a nosotros, cosas durante nuestra gestación y otras al llegar a este mundo.

En conclusión, existe el aquí y ahora, no existe el "pudimos" o el "nos faltó". Si dos personas realmente quieren arreglar las cosas, deben trabajar personalmente y en pareja, deben hablar las cosas y llegar a acuerdos saludables, tratándose como compañeros de vida y respetando el crecimiento personal de ambos.

Todas las personas con las que nos relacionamos son experiencias para conocernos mejor, para ser mejores personas y para encontrar o poner en práctica herramientas que nunca antes habíamos utilizado.

Mi consejo es que estemos abiertos a otras formas de actuar, siempre y cuando estén guiadas por el amor y el respeto. También debemos abrirnos para entender y ver nuestras áreas de oportunidad como personas. Cuidemos a los demás como queremos ser tratados y cuidados. Si vemos que la otra persona no responde o no toma acciones positivas, entonces es mejor alejarnos después de haber dialogado y establecido acuerdos previos.

Las parejas, obviamente, son dos personas independientes, por lo tanto, los comentarios de ambas partes son válidos y deben tenerse en cuenta.

Espero que les haya gustado este escrito. Suscríbanse a mi blog y síganme en redes sociales.




13 visualizaciones0 comentarios

댓글


bottom of page