top of page

Regresar con mi Ex? 95% volver con una ex no es señal de amor, sino más bien síndrome de abstinencia


¿Cuántas veces te has preguntado si deberías regresar con tu ex? ¿Cuántas veces has vuelto con una ex pareja y cuál ha sido el resultado? ¿Bajo qué esquema han retomado la relación?


Personalmente, he pasado por eso en varias ocasiones. En una relación pasada, volvimos después de estar separadas durante aproximadamente 7 meses, mientras que en otra relación nos reconciliamos después de un mes de separación. ¿Pensé que eran el amor de mi vida? En una de ellas sí, pero en la otra no. ¿Creí que no encontraría a alguien como ellas? En una de las situaciones sí, pero en la otra no. ¿Funcionó la relación cuando regresamos? No, en ninguno de los dos casos.


Quiero aclarar que mi experiencia no significa que en todos los casos no funcione volver con un ex. Hablo de relaciones en las que ambas partes realmente han reflexionado sobre sus emociones y sentimientos, y han trabajado en ellos. No me refiero a relaciones que siguen juntas por dependencia y apegos, donde no existe realmente el amor y se vive una vida miserable. Es cierto que una relación puede funcionar siempre y cuando ambas personas tengan objetivos similares, estén conscientes y estén dispuestas a trabajar profundamente en sí mismas.

Ahora me planteo la siguiente pregunta: ¿Por qué una relación que no funcionó en el pasado tendría que funcionar en el presente si se mantienen los mismos egos, las mismas actitudes de víctima, los mismos malentendidos y las mismas faltas de respeto? Es evidente que no habría razón para que funcione si ambos siguen comportándose de la misma manera. Y mucho menos funcionará si solo una de las personas se esfuerza por trabajar en sí misma y la otra no. Esto no funcionará porque si solo una persona crece y empieza a vibrar en una frecuencia diferente a la que tenían antes, se creará una brecha significativa en la relación si la otra persona no avanza en su propio crecimiento personal.

¿Sabes por qué dos personas deciden volver a estar juntas? Por lo general, no es por amor. De hecho, puedo afirmar que no es amor si hay dolor, si lastima, si se siente odio hacia la otra persona pero se desea tenerla, o si se experimenta desesperación por no tenerla. Todo eso es simplemente un síndrome de abstinencia. Después de romper con alguien, a menudo pasamos nuestros días pensando de manera negativa sobre esa persona, luchando internamente con la ira y el miedo de ser reemplazados. Esto es una pérdida de energía significativa que no solo afecta nuestra mente, sino también nuestro cuerpo, agotando nuestra energía gradualmente hasta que llega un punto en el que todo lo que hacemos es pensar en eso. En lugar de construir y reflexionar sobre lo que esta experiencia nos enseña.

A mí también me ha sucedido y sigue sucediendo. Y empeora aún más si dedicas tiempo a verificar las actualizaciones de sus redes sociales, si ha estado en línea en WhatsApp, lo cual desencadena ansiedad, miedo y te lleva a buscar contacto nuevamente debido a esas dependencias. Y no solo eso, muchas veces terminas peor de lo que estabas debido a la dinámica desgastante de la relación.

Es como ser adicto al alcohol: se deja de beber porque nos hace daño, ¿verdad? Al principio, volver a beber puede resultar agradable, pero después de un par de borracheras (peleas), recordamos por qué dejamos de beber en primer lugar. Sin embargo, nuestro cuerpo lo sigue deseando. Lo mismo ocurre con las relaciones tóxicas. Si cada vez que te pones en contacto con esa persona las cosas terminan mal y tú terminas con más ansiedad, tristeza o depresión, ¡ese no es el camino!

¿Es complicado desintoxicarse? Sí, pero no es imposible. Les puedo decir por experiencia propia que esto me ha sucedido y sigue sucediendo. Y saben qué, es normal extrañar cosas, es normal tener pensamientos dependientes porque hemos sido dependientes durante mucho tiempo. No significa que esté bien, pero tenemos que confiar en que estamos en proceso de desintoxicación de lo que nos ha intoxicado durante meses o años. No quiero implicar que la ex pareja sea la única responsable, ya que las relaciones son un trabajo de dos personas y cada uno debe asumir la responsabilidad de sus propias fallas y trabajar en ellas. Tampoco se trata de martirizarse y asumir toda la culpa, ya que generalmente ambas personas contribuyen a que una relación no funcione.

Te sugiero que te tomes tu tiempo para llorar, enojarte y extrañar. Sin embargo, en la medida de lo posible, trata de eliminar las expectativas de esa relación. Dedica tiempo a analizar por qué dejó de funcionar o nunca funcionó en primer lugar. Sé realista y observa tu realidad presente, así como la de tu ex. ¿Qué es lo que realmente quieres tú y qué quiere tu ex? ¿Están realmente trabajando juntos en su crecimiento personal o siguen en el mismo estado en el que estaban antes?

Ahora, reflexionemos más profundamente: somos millones y millones de personas en el mundo. Aunque me niego a pensar que el amor de mi vida no será el amor de mi vida por el resto de mi vida, ¿te imaginas que no haya posibilidades de encontrar a alguien a quien amar y que nos ame en más de una ocasión, considerando la cantidad de personas que existen? No quiero decir que esa persona no fuera especial, pero es probable que sepas que hay más de una posibilidad de amar en tu vida. ¿Por qué llorar por un juguete que se rompió cuando hay miles de juguetes más?

Esto tampoco significa que, al terminar con alguien, debas inmediatamente buscar a alguien más. Eso no es saludable. Llevarás contigo todos esos comportamientos tóxicos que existían en tu relación anterior si no sanas primero, si no te das espacio para aprender, aceptar y crecer como ser humano.

Es extremadamente importante tener en cuenta que si quieres ser tratado de manera amorosa y respetuosa, debes comenzar por tratarte a ti mismo con amor. Sabes lo dañino que es para ti estar constantemente pensando en el pasado, en las cosas que salieron mal, culpar a los demás y a ti mismo, y ser infeliz. Empieza por reconocer las cosas hermosas que has logrado, todo lo positivo que tienes y los recursos con los que cuentas para construir una vida más plena.

Sé que no todas las personas son iguales, pero siempre he creído que no existen imposibles, egos, o como quieras llamarlo, cuando se trata de estar con alguien. Del mismo modo, cada ser humano es libre de dejar de querer estar con alguien.

Trátate con amor, diciendo "no buscaré más a esa persona que no está interesada en tenerme en su vida". Acéptate con amor y reconoce que tal vez tu forma de actuar no es saludable y necesitas tiempo a solas para sanarte. Trátate con amor al enfrentar obstáculos y comprende que no todo en la vida será perfecto. Recuerda que estás en una especie de abstinencia, al igual que un alcohólico, y habrá momentos en los que desearás una "cerveza". Sin embargo, recuerda amarte a ti mismo y considera el daño que te haría tomar esa "cerveza" siendo adicto al alcohol y las consecuencias que conlleva, así como la recaída y cómo te sentirías después.

En conclusión, ¿es prudente volver con un ex? En un 99.9% de los casos, no lo es, por las razones que ya mencioné y por el simple hecho lógico de que nada cambiará mágicamente, nada se arreglará automáticamente. Se requiere de mucha aceptación, cambio, responsabilidad, compromiso y entrega, características que la mayoría de las personas carecen desde el principio. Además, ambas partes deben estar completamente comprometidas con el proceso, lo que disminuye aún más las posibilidades de éxito. Si deseas volver con tu ex bajo las mismas circunstancias, adelante. Cuéntame cómo te ha ido, ¿sigues con esa persona? ¿Funcionó o no funcionó?

Envíame un mensaje y sígueme en mis redes sociales.




11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page